Cuando terminaba el año 2016 ya había cumplido la meta más grande hasta entonces… terminar una carrera universitaria, que significaba además satisfacción y orgullo para mis padres, a quienes les estoy muy agradecida por todos los años que cuidaron de mí, los valores y educación que me dieron, y principalmente por su amor y tiempo.

Todo lo que había vivido y logrado hasta ese momento era muy importante, pero faltaba algo, algo que mi espíritu aventurero me reclamaba; necesitaba más y nuevas emociones, me di cuenta que tenía un sinnúmero de metas propias, por las que lucharía para mi satisfacción personal. Una de ellas era explorar nuevos mundos.

Siempre me gustó viajar, hacer deportes extremos, nuevos y diferentes. Uno de mis favoritos es el surf, por lo que decidí enfocarme y programar mi viaje en un “SURF TRIP”.

Lo primero que pensé fue planificar un viaje que me permitiera explorar Sudamérica, Centroamérica y Norteamérica; visitar los lugares que más pudiera, hasta que quisiera volver o hasta que ya no me quedara dinero. Tenía muchas interrogantes, pero nunca dudé en viajar.

Comenzó mi aventura, el primer Surf Trip de este año fue en la II región de Chile, Antofagasta, Playa Hornitos. Surf en el desierto, vi las Lunas más lindas de Chile, conocí a gente increíble, fue una gran experiencia.

La semana siguiente continué con mi aventura, esta vez en un nuevo país: Perú, Playa Lobitos. Ahí me esperaba mi amigo Ed Madrid, un shaper local y reconocido de la zona. La ola era increíble para mejorar mi surf, el agua era más tibia y todo más divertido. Más al norte, en Mancora, la estadía estuvo muy buena, tuve oportunidad de surfear buenas olas y perseguir los sunset con mi hermana en una cuadrimoto.

Mi siguiente destino fue Ecuador, país muy turístico y atracción para muchos surfistas por su calidad, puntas y beachbeack. El nivel de surf era muy alto, progresé demasiado en montañita también, fui a otras playas cercanas, Olon, Ayampe, Las Tunas, Salinas.
Además de estar viviendo mi propia aventura, trabajaba como fotógrafa, como organizadora de las fiestas de noche y hacía voluntariados en los hoteles, esto también fue una muy buena experiencia.

Dentro de mis planes estaba Centroamérica, así que visité Costa Rica, ahí estuve en Malpaís, Playa Santa Teresa, es de las mejores playas en las que he estado, olas a todas horas, gran mezcla de culturas y surf profesional. Jaco y Hermosa, es donde se junta selva, ciudad, mar, buenos beachbeack, sunset, y una gran variedad de animales, aves exóticas, iguanas, cocodrilos, monos, etc.
Luego se presentó para mí una muy buena oportunidad de trabajo y me cambié de país, me fui a Estados Unidos, esta vez mi aventura sería en California.

Recorrí casi toda la costa de California en una van negra, gigante, fue una gran aventura. Estuve en todos los puntos surferos y las playas más famosas, las que antes había mirado sólo en instagram y revistas.
Comencé por San Diego California, fui a Pacific Beach, La Jolla, Ocean Beach, Testles. Más al Norte San Clemente, San Onofre, T-street. Grandes Parques Nacionales en los Ángeles y Malibú, donde el paisaje es bosque y mar.

Más al norte todavía, en Santa Bárbara, me encontré con montañas, olas y cataratas en medio del Bosque.
El verano en Cali es totalmente familiar. Cientos de Familias viajando en Casa Rodante por la costa y Parques Estatales.
Se vive el verano en Longboard por sus largas y nobles olas.

También estuve en Hollywood para aprender más de otras de mis pasiones, el cine y la fotografía. Me inspiré en nuevas ideas y proyectos.

Ahora estoy de regreso en Costa Rica, surfeando, es uno de los países que más me ha gustado por la conexión que tengo con la naturaleza. Estoy planeando nuevas expediciones y rutas; y principalmente siendo feliz, sintiendo una gran satisfacción personal. He conocido cinco países de América en siete meses e incontables playas y amigos, he aprendido nuevos idiomas y voy por más!

TXT: Valentina Rozzental/Equipo SinLímites

FTS: Archivo Personal V.R.

1