Dr. Juan Pablo Santelices
Traumatólogo Clínica Santa María

El 85% de los individuos consultará al médico por molestias en la columna a lo largo de su vida. En la gran mayoría de los casos, el compromiso será del segmento vertebral lumbar y en general, este dolor será de curso breve y autolimitado, pudiendo incluso no requerir tratamiento específico.

En los deportistas, las causas de dolor lumbar, no son muy distintas a las del resto de la población, siendo lo más frecuente la contractura, el desgarro muscular y la distensión muscular, lo que es conocido como dolor miofascial y que se caracteriza también por ser de presentación aguda y de curso autolimitado.

En aquellos deportistas que tienen dolor recurrente o crónico es frecuente encontrar como etiología, la enfermedad degenerativa discal y las lesiones por estrés espondilolítico, esta última, es una lesión que ocurre en el arco posterior de la unidad vertebral y que se presenta, con alta prevalencia, en aquellos deportistas que realizan maniobras en hiperextensión repetitiva, como por ejemplo los gimnastas.

Otra causa de dolor recurrente o crónico es la listesis vertebral, es decir, el desplazamiento de una vértebra sobre otra, que puede ser secundario a patología degenerativa discal o a lesiones por estrés del arco posterior.

Cuando hay dolor en flexión, podemos estar frente a una enfermedad discal degenerativa o bien frente a un desgarro del anillo fibroso del disco. Si el dolor es en extensión, lateralizaciones y/o rotaciones, es probable que su origen sea facetario, ya sea por lesiones por sobrecarga, como la lisis del arco, por sinovitis facetaria o por enfermedad degenerativa facetaria.

En deportistas jóvenes, podemos encontrar lesiones ósteo-cartilaginosas de la placa vertebral superior, lo que podría provocar una fractura y desplazamiento de ésta última hacia el canal raquídeo. Lo anterior se puede manifiestar con dolor lumbar puro o bien con dolor asociado a compromiso radicular (lumbociática).

En deportistas de fondo, maratón o “runners”, son frecuentes las fracturas por estrés del sacro, siendo menos habituales en deportistas sometidos a sobrecarga o con carga axial lumbosacra. Estas fracturas son de manejo médico conservador.

La gran mayoría de las lesiones en deportistas, al igual que en la población general, son de manejo conservador. Con una adecuada rehabilitación, es posible lograr el reintegro del individuo a su disciplina.

Klgo. Enrique Enoch Jara
Académico Universidad Mayor-Umce

En esta ocasión, abordaremos un tema que es muy frecuente en los deportistas: “las lesiones de columna”.

Como mencionaba el Dr. Santelices, la consulta por dolores originados en la columna es común. Para entender con mayor detalle, veamos las siguientes imagenes:

La columna se conforma por las diferentes vértebras y un grupo de variadas estructuras como los discos intervertebrales, ligamentos, etc. Cada una de estas estructuras puede provocar dolor y diferentes grados de limitación funcional.

Generalmente el tipo de deporte condiciona zonas de mayor prevalencia para la lesión de columna. Por ejemplo, en el rugby la columna cervical, en el running la región lumbosacra, en el tenis la lumbar. En los deportes de contacto puede variar, dependiendo de la zona colisionada.

La columna permite proteger la médula espinal y además de ser el esqueleto central donde se articularán los miembros superiores e inferiores.

La rehabilitación es individual, es indispensable considerar las características propias del deportista, de la lesión (sintomatología), momento de la curva de entrenamiento y/o competencia entre otros.

¿Cuándo se presentan comúnmente estos dolores?

En el caso de traumatismo. Se caracteriza por dolor agudo que puede variar en su localización, intensidad y afectar el tejido óseo (fracturas) y comprometer algunos tejidos blandos (ligamentos, cápsulas, músculos, etc).

En el caso de sobrecarga o estrés repetitivo. Es un dolor de aparición progresiva que se agrava con la actividad deportiva o posterior a ella.

¿Cómo se presenta el dolor?

  • a) Dolor sólo en la columna (central) que comúnmente de agrava o en ocasiones se alivia con el movimiento.
  • b) Dolor irradiado, es decir que compromete una raíz nerviosa y se siente en otra zona además de la columna. (brazo, antebrazo, muslo, pierna)

¿Qué debo hacer en estos casos?

Consultar al especialista, el alto porcentaje de los casos requiere un tratamiento conservador (uso de fármacos, kinesiología, adaptación de la carga de entrenamiento, etc.) y no quirúrgico. Es indispensable una detección precoz ya que de esa manera evitarás complicaciones mayores.

Las Patologías comunes:

HNP (Hernia del núcleo pulposo): Existe un daño del disco intervertebral que puede o no comprimir una raíz nerviosa y generar alteraciones de fuerza y/o sensibilidad en miembros superiores (HNP cervical) o inferiores (HNP lumbar).

Síndrome Facetario: Proceso comúnmente inflamatorio de las articulaciones facetarias. Muchas veces se acompaña de problemas en el disco intervertebral.

Dolor Miofascial: Dolor asociado al músculo y las estructuras que los envuelven (fascias). Se relaciona a sobrecarga, mala hidratación del deportista, gestos deportivos repetitivos, etc.

Espero que en esta edición, el tema haya sido de tu interés. Nos encontraremos próximamente para entregar algunos consejos y contarte sobre otras causas comunes de lesiones en deportistas.

3