Uno de mis grandes sueños es que millones de mujeres practiquen bodyboard, y hagamos de este deporte una herramienta para nuestras vidas.

Oriunda de Huasco Bajo, criada por sus abuelos desde los 5 meses de vida en un pueblo alejado de la urbe, ubicado en la cordillera de la costa en la tercera región de Atacama, donde no hay edificios ni multitiendas, pero con uno de los fenómenos más preciados en el mundo…el Desierto Florido. Nació entre las flores, creció caminando por los cerros de su pueblo, y así se fue preparando para lo que más tarde le esperaba, su vida en Antofagasta.
Su infancia fue tranquila, criada en una familia llena de amor y atención. Viajaba una hora (de Huasco Bajo a Vallenar) para ir al colegio todos los días, y esta era una de las razones por las que nunca practicó deporte; el tiempo que le tomaba llegar a casa le impedía inscribirse en alguna academia, esto sumado a que sus abuelos eran muy conservadores, machistas y consideraban que el deporte era solo para hombres. Al cumplir 18 años se embarcó en una nueva vida en la gran ciudad, decidió estudiar Periodismo. Allí vivía sola, y esa fue la oportunidad para dejar salir ese fuego y ganas que tenía dentro de ella para lanzarse al vacío y probar cosas nuevas.

¿Cuándo y cómo llega el Body a tu vida?


Me había entusiasmado en el verano del 2010, porque unos amigos lo hacían, y yo como mona que era, también quería intentarlo. Durante los siguientes meses estuve viviendo en diferentes pensiones y perdí contacto con mis amigos, entonces no lo pensé dos veces y empecé a ir sola a la playa. Tenía un traje, unas aletas gigantes y me conseguía la tabla, hasta que en octubre de ese año llegué a Playa Amarilla en Caleta Coloso, la única playa con fondo de arena de la ciudad. Ahí conocí a Manuel Cepeda, un niño muy peculiar por su forma de ser, y bastaron pocos días para comenzar a conocernos, a ayudarme en el agua y enamorarnos. Ya era verano nuevamente, y el sol había fundido nuestros corazones en el mar, mientras que yo estaba aprendiendo a surfear y a ser libre. Cuando empecé no sabía nadar, tenía mi antecedente de ser muy mala en los deportes (era el queso del curso) y me costó trabajo hacerme fuerte para estar en el mar y enfrentar nuevos desafíos, como lo fue la Cúpula y más tarde las distintas olas de Chile. Antofagasta tiene olas de nivel mundial, con fondos perfectos de rocas que me encantan, y eso hace que uno esté en constante superación, es un privilegio vivir en una de las capitales del bodyboard chileno.

Cuéntanos de tus primeras competencias y la más importante de tu carrera


Comencé a competir al cabo de un año que llevaba surfeando, sin saber hacer ninguna maniobra, con muy poca resistencia y cero preparación de ningún tipo. El primer campeonato local al que fui en la Cúpula lo gané, y de ahí en adelante no paré de competir en el tour nacional. Mi primer viaje de campeonato fue al sur de Chile, a Curanipe, en la séptima región, eso fue impactante, conocer en invierno una zona de olas tan buenas y diferentes, con bosques gigantescos y un frío que traspasaba los huesos. Los primeros años estuve dentro del top 10 nacional, durante los siguientes comencé a competir a nivel internacional cuando había un mundial en Chile, y luego en el 2017 comencé a viajar al extranjero. Ese año fui a Portugal e Isla de Madeira frente de África, y finalicé número 17 en la tabla al final de la gira. Ese mismo año, al volver al país, obtuve mi primer título nacional. En el 2018 obtuve mi segundo título nacional y el pasado 2019 hice la gira completa (Chile, Australia, Portugal, Islas Canarias), finalizando número 16 en la tabla.
La competencia más importante de mi carrera fue ganar en Australia el Kiama Pro 2019, ir a ese país con una calidad de vida impresionante y con una naturaleza salvaje, y además ganar el evento, ha sido el mayor logro profesional que he experimentado. Sumado a que corrí una de las mejores olas del mundo, apreciada por lo mejores riders…Nuggan, relativamente un Secret Spot sin gente, y perfecto para tubos y para volar, una bendición llegar hasta ese rincón.

Tus logros…
Mis mayores logros han sido las competencias que he ganado, pero también las veces que he superado mis propios límites. He surfeado tres veces el poderoso Nuluhaga, que como su nombre y la leyenda lo dice “si no sabe, Nuluhaga” jajaja… fui la primera y hasta ahora la única mujer que ha estado ahí, y siento una responsabilidad como antofagastina adoptada que me considero, surfearla cada vez que se asoma. Esta joya de ola sale pocas veces al año, sólo con marejadas grandes y con una buena dirección. Siempre hay locales dispuestos a ayudarme y empujándome a hacerlo, como lo hacen los niños aquí en Antofa, uno de ellos es Álvaro Bascuñan, antiguo localazo, y Savitri Álvarez, localaza de Arica, tremenda deportista y amiga, que me ayuda cada vez que voy al Gringo/Flopos. Creo que este es el siguiente nivel y cada día me mentalizo para estar preparada para ese momento, en el que el mar diga: “Ya, aquí está saliendo Nuluhaga o vamos a Arica…”¡Quiero dar lo mejor de mi para aprovechar la naturaleza al máximo! No quiero ser una espectadora de olas, quiero ser una bodyboarder.

¿Qué opinas del apoyo (del estado, de privados, etc) a los deportistas chilenos en sus distintas disciplinas?
Creo que sí hay varias oportunidades para los deportistas, ya sea en el sistema público o privado, aunque no siempre cubren todas nuestras necesidades, pero se puede aprovechar lo que está disponible. Como en cualquier lugar del mundo, creo que conocer a las personas y hacer redes de contacto es la clave, quienes no tenemos desde temprano esto, debemos buscar estrategias para lograrlo. Creo que los medios de comunicación cumplen un rol fundamental en el deporte, y son los responsables de que que el fútbol se haya convertido en uno de los mayores bienes de consumo a nivel mundial.

¿Qué se viene este 2020 y 2021?
Por el covid-19, este año la gira nacional está suspendida y la gira mundial cancelada. Me encuentro en el puesto número dos del ránking nacional después del primer evento del año en Lebu, y quiero lograr el tricampeonato nacional. Para el 2021 se viene una gira mundial ya definida, con paradas en Brasil, Chile, Sudáfrica, Australia, Portugal e Islas Canarias. Haré la gira completa, y mi objetivo es entrar al Top 10 mundial. Estas giras buscan a las campeonas nacionales y mundiales, y las pruebas son en condiciones de olas muy diferentes unas de otras; y eso me encanta, porque quiero ser una atleta completa, capaz de surfear bien, tanto en olas grandes como pequeñas, con maniobras áereas radicales, como también buscando la máxima fluidez y sutileza en cada ola que es una verdadera obra de arte natural.
Por otra parte, también me dedicaré a fortalecer mi Escuela Coloso (empresa deportiva; bodyboard, kayac y paddle), emprendimiento que tenemos hace 7 años con el Manu y es nuestro sustento económico.


La mejor anécdota en tu vida como deportista…
En cada viaje hay imborrables anécdotas y chascarros. Uno de los más recientes, fue en mi viaje a Australia… cuando llegué al aeropuerto de Sydney, tomé un transfer al hotel, era de noche y al bajarme me doy cuenta que me faltaba mi computador, recordé que lo había dejado en el carro en el estacionamiento del aeropuerto, me puse a llorar desesperada, lo peor es que no sabía hablar inglés. Todo el mundo me decía que contratara el servicio Lost and Founder, pero yo la porfiada me negaba. Fuimos con mi pololo al aeropuerto y no estaba, corrí desesperada por todos los niveles hasta que un señor me habla (en inglés) y me pregunta qué busco, le cuento y me dice somos Lost and Founder y aquí lo tenemos…. jajaja, ¡qué alivio! con mi pasaporte pude comprobar que era mío y dejar de llorar. Era algo material, pero es mi herramienta de trabajo, fue un susto, pero después de unas horas moría de la risa.

Algún agradecimiento, algún mensaje a los deportistas en general…


Uno de mis grandes sueños es que millones de mujeres practiquen bodyboard, y hagamos de este deporte una herramienta para nuestras vidas. Este es un deporte que cultiva el espíritu de fuego, que nos hace guerreras de la vida, y desde mi experiencia les confieso que ha sido lo más agresivo que he conocido en carne propia, y a la vez lo más dulce y melodioso de mi vida. Sea lo que sea que hagan, jamás desistan de sus sueños, inténtenlo y les garantizo que conectarán con esa dimensión espiritual que olvidamos una y otra vez, encargada de expandir nuestros límites.
Gracias a todas las personas que me han ayudado desde el día uno, a las marcas (pymes) con las que trabajo y al Manu, que me ha enseñado todo lo que sé del bodyboard y me motiva a diario con su gran nivel, ¡somos un equipazo!

0