Creo que tal vez se pueden destinar mejor los recursos, algunas veces se gastan platas innecesarias, en el fondo creo que es un tema de gestión, hay mucho protocolo.

Francisca estudió Educación Física en la Universidad Mayor, vivió toda su infancia en el Cajón del Maipo, y de pequeña se interesó por el deporte, hasta los 13 años practicó el tenis, para luego dejarlo y dedicarse al vóleibol.
Actualmente, trabaja en Las Brisas de Chicureo, en la Hacienda de Chicureo, y en Santa Rosa de Huechuraba; en las tres tiene una escuelita formativa de vóleibol, en sus distintas categorías. Desde los 19 años es seleccionada nacional y ha participado en tres Panamericanos, Guadalajara, Toronto y Lima.

¿Cómo llega el vóleibol a tu vida?
Bueno, con mi familia vacacionamos mucho tiempo en La Serena y después en Maitencillo, donde mis padres se hicieron una casa, ahí es muy fuerte el vóleibol playa durante el verano. Nos juntábamos muchos amigos y estábamos desde las cinco de la tarde hasta las nueve de la noche jugando todos los días de verano, fue así que empezó a gustarme mucho ese deporte, por lo que decidí retirarme del tenis y dedicarme cien por ciento al vóleibol. Aún estaba en el colegio, y en el Cajón del Maipo prácticamente no había donde practicarlo, así que empecé a buscar clubes, hasta que llegué a la Católica, pero me quedaba muy lejos, por lo que no duré mucho. Después de eso empecé a entrenar en el Polideportivo Ñuñoa; ahí estuve dos años aproximadamente, tiempo en el que conocí a un dirigente de la federación que me invitó a jugar el circuito nacional de volei playa. Fue en el mismo polideportivo que conocí a Jenny, con quien conformé mi primera dupla y con quien participé en mi primera competencia internacional, que fueron los Juegos del Alba. Así fue entrando el vóleibol en mi vida, también conocí a mi primer pololo, que era seleccionado nacional y participó en los Panamericanos de Río, lo fui a ver y quedé encantada, me enamoré del juego y dije: Yo quiero vivir lo mismo. De ahí parte todo este bichito por jugar beach volley, cada día entrenando y mejorando, mientras también hacía la carrera y jugaba por la universidad.

Cuéntanos de tus primeras competencias y la que consideras más importante hasta ahora en tu carrera…
Mi primera competencia fue a los 19 años, en los Juegos del Alba, en Caracas Venezuela. Fui con Jennifer Ramírez (mi primera dupla), fue una locura, nos mandaron sin entrenador, sin nada, así fue mi primera experiencia. Después de esto empezamos a competir a nivel sudamericano.
Las competencias más importantes en las que he estado son los tres Panamericanos y un mundial de vóleibol playa a nivel universitario. Además, fechas del circuito mundial, que también tuvimos la suerte y el éxito de jugar en el cuadro principal con Camila Pazdirek, que fue una de mis duplas más importantes.

Háblanos de tus logros…
Bueno, mi logro más importante es salir segunda sudamericana en Santa Fe con Camila Pazdirek, también tercera sudamericana con ella en Girardot, Colombia. También con Camila obtuvimos segundo lugar los Juegos de Playa Bolivarianos, y salí tercera sudamericana con Pili Mardones en Perú. Muchos años con el ranking número uno de Chile y en los últimos dos Panamericanos salimos sextas, que es el mejor logro que se ha obtenido en el vóleibol playa a nivel femenino.
Este año solo alcanzamos a jugar dos sudamericanos; el primero, salimos cuartas a nivel sudamericano en Coquimbo; y el segundo, salimos quintas en Lima, que fue el último juego sudamericano que jugamos el fin de semana del 14 y 15 marzo.

¿Qué opinas del apoyo a los deportistas en Chile?
En realidad, siento que el estado apoya lo que puede, o se hace lo que se puede. Pero en realidad creo que tal vez se pueden destinar mejor los recursos, algunas veces se gastan platas innecesarias, en el fondo creo que es un tema de gestión, hay mucho protocolo, etapas que hay que ir pasando, pienso que por ahí se pierde un poco el foco. Las empresas privadas son fundamentales, sobre todo para los deportistas que no tienen este Prodar, como nosotras, la parte femenina del vóley playa, por lo que las empresas privadas se han transformado en un eje fundamental para nuestro desarrollo como seleccionadas; son los que nos pagan el preparador físico y los que nos fomentan las giras internacionales.
El estado se enfoca en financiar los mega eventos, el comité nos financia también circuitos sudamericanos, pero todo lo que sea extra, el circuito mundial y todo lo que no está dentro de sus planes hay que pagarlo de forma privada, por eso las empresas privadas son fundamentales y muy importantes.

Entonces, ¿qué se debería mejorar en el deporte chileno para que cambie?
Bueno, yo creo que fomentar el desarrollo en las categorías inferiores es un punto muy importante, darle volumen de competencia a sus seleccionados, a todos. Por ejemplo, hablando muy en forma particular, a la parte femenina de vóley playa le falta mucha competencia, también hay que mejorar la infraestructura, solo basta ver lo que pasa en este momento, estamos en pleno invierno, y si no existiera esta pandemia estaríamos entrenando al aire libre; no tenemos una cancha techada y tenemos un clima muy frío. Entonces creo que es súper importante tener buenas condiciones para entrenar, si es que no te van a fomentar una gira internacional y te puedas ir a un país que tenga mejores condiciones climáticas.
Hablando desde el lado de las mujeres, se nos hace súper dura la tarea, ya que debemos trabajar y entrenar, por lo que sería muy bueno que nos apoyaran en estos procesos, porque generalmente se da la dinámica de que se fomenta solo la gente que tiene Prodar, entonces en realidad los que están en el proceso “de”, están ahí, como no tenemos sueldo ni nada, estamos como en el aire.


¿Qué se viene para lo que queda de este 2020 y qué viene para el 2021?
En diciembre tenemos la semifinal de clasificación a los Juegos Olímpicos, es como una copa Davis, se llama “Continental Cup”, en la que tenemos nuestro partido fundamental contra Paraguay, si logramos ganarles pasamos directamente a la final, y ahí disputaríamos con Argentina, Colombia y otro país que resultara ganador entre Venezuela y Ecuador. Para el 2021 está Tokio si Dios quiere, y el mundial de vólei playa en Roma, que es súper importante y fundamental.

La mejor anécdota como deportista…
Ahora que me preguntas como que uno nunca se acuerda, pero creo que una de las mejores fue en un circuito que hicimos con la Camila Pazdirek, que nos resultó todo. Logramos que nos financiarán empresas privadas, Transportes Bello, también nos auspició Volvo, así que logramos viajar, nos inscribimos a una etapa del circuito mundial y en EEUU nos enteramos que logramos estar en el cuadro principal, así que eso fue genial, fuimos a una gira por Europa que estuvo increíble. Creo que esa ha sido una de las anécdotas más lindas, bueno la más linda de verdad fue habernos sorprendido con que estábamos en el cuadro principal, lo que nunca se había dado en una dupla femenina, eso fue bacán.

Alimentación… ¿algún plan?
Sí, trabajo con una especialista, María Paz Vélez, ella es nutricionista deportiva. Y estoy con un plan ahora con ella full enfocada al deporte, a estar bien magra, bien musculada para el retorno. Dejé las carnes hace poco, las carnes rojas en general, solo como pescado, huevos y lácteos así que soy una “pesquehuevotariana” ja ja ja, solo dejé de comer pollo, carne y cerdo. No por un tema social, ni de moda, ni nada, solo se dio en la pandemia y me ha resultado bien, si tengo que volver a comer carne en una competencia lo voy a hacer y no tengo problema, por el momento me siento muy bien y cómoda.

¿Cómo ha afectado tu rutina deportiva la pandemia?
Lo único que podría decir que quizás me ha afectado es que no tengo todos los materiales para entrenar, estoy haciendo lo que puedo con lo que tengo. No tengo barras para trabajar, así que me las he ingeniado con un palo de aspiradora con six pack que son de 12 litros, así que son 24 kilos, y me he conseguido una kettlebell de 16 kilos. Trabajo con bidones de agua, en fin, se me ha hecho un poco difícil, porque no se puede hacer mucho más con lo que tengo. He intentado encontrar más opciones, he sido bastante creativa pero en realidad eso es lo único que me ha afectado, obviamente todo lo que es manejo de balón en cancha, yo creo que lo voy a tener que hacer cuando vuelva a la arena, pero por el momento súper, súper bien.

Algún agradecimiento y mensaje a los deportistas en general…
Agradecimientos en realidad a toda la gente que nos está apoyando; a mi coach deportivo Emilio Saavedra, que siempre está atento, escribiéndome en la semana para saber cómo voy evolucionando; a mis técnicos, Paulao y Kike, que también nos comunicamos para ir viendo el progreso; a Rodolfo Morales, que en este minuto me está ayudando a la preparación física, porque al empezar todo esto de la pandemia, nuestro patrocinador principal, que era Tommy Beans, se bajó porque han estado muy malas las ventas con todo esto, entonces ellos nos pagaban un gimnasio que era súper caro y resulta que me tuve que salir porque obviamente como no estoy trabajando, porque trabajo a honorarios, ha sido súper difícil en ese sentido. Bueno, agradezco a todas esas personas, a toda la gente, a las empresas pequeñas que nos apoyan, por ejemplo los que me dan Huevos Cunvicola, las empresas que me traen alimentos a la casa, en realidad me han ayudado un montón a alivianar un poco la carga que ha significado no estar trabajando directamente en el club, aunque estoy haciendo clases por zoom, pero ha sido difícil dentro de todo. Agradezco también a mi familia.
Un mensaje para los deportistas… que sigan con la frente en alto, yo creo que esto es una gran prueba, de la que vamos a salir mucho más fuertes. Yo creo que hemos sido el país que hemos estado más tiempo en cuarentena en el mundo, así que de esto no podemos salir mal, solo bien. A tirar para arriba, y que nos acordemos de todos estos momentos cuando nos toque representar al país.

3